Resolución del Contrato de Edición

Imagen de María Ferrera

Hace pocos días el autor de un libro al que llamaremos “Mi estimado Editor”,entraba en nuestro Despacho de Abogados para comentarnos la siguiente situación: la editorial con la que había firmado su contrato de edición, a la que llamaremos “Querido Autor S.L”, no le comunica desde la firma del mismo nada en lo relativo a liquidaciones y ventas de su obra, ante estos hechos, el Autor nos plantea que quiere terminar su relación contractual con la precitada Editorial.

 

CONTENIDO DE LA "LPI" EN LO RELATIVO AL CONTRATO DE EDICIÓN

El artículo 64 de la Ley de Propiedad Intelectual 1/1996 –LPI- dice que son obligaciones del editor:

  • 1.º Reproducir la obra en la forma convenida, sin introducir ninguna modificación que el autor no haya consentido y haciendo constar en los ejemplares el nombre, firma o signo que lo identifique.
  • 2.º Someter las pruebas de la tirada al autor, salvo pacto en contrario.
  • 3.º Proceder a la distribución de la obra en el plazo y condiciones estipulados.
  • 4.º Asegurar a la obra una explotación continua y una difusión comercial conforme a los usos habituales en el sector profesional de la edición.
  • 5.º Satisfacer al autor la remuneración estipulada y, cuando ésta sea proporcional, al menos una vez cada año, la oportuna liquidación, de cuyo contenido le rendirá cuentas. Deberá asimismo, poner anualmente a disposición de autor un certificado en el que se determinen los datos relativos a la fabricación, distribución y existencias de ejemplares. A estos efectos, si el autor lo solicita, el editor le presentará los correspondientes justificantes.
  • 6.º Restituir al autor el original de la obra, objeto de la edición, una vez finalizadas las operaciones de impresión y tirada de la misma.

 

En nuestro asunto nos interesa el apartado 5º del artículo 64, que como versa la Ley y bien se recogía en el contrato, la Editorial tiene en cualquier caso la obligación de informar y liquidar en cuanto a las ventas de su obra, por tanto la Editorial ha incumplido de forma palmaria el contrato suscrito.

Este hecho es motivo de resolución de la relación contractual, tal y como dice el artículo 68 de la LPI: Sin perjuicio de las indemnizaciones a que tenga derecho, el autor podrá resolver el contrato de edición en los casos siguientes: b) si el editor incumple alguna de las obligaciones mencionadas en los apartados 2.º, 4.º y 5.º del artículo 64, no obstante el requerimiento expreso del autor exigiéndole su cumplimiento.

Para hacer efectiva dicha resolución, el primer paso será remitir un burofax a la Editorial, con el fin de hacer ese requerimiento expreso que versa el artículo 68 de la LPI, y así continuar en ese mismo escrito con el resto de exigencias que se deban tener en cuenta, como el cumplimiento de sus obligaciones en lo relativo a liquidación, ventas, etc...a partir de ahí, cada caso es único y los pactos, acuerdos y soluciones a los que se llegan también lo son, por ello como siempre os decimos, cuidad los aspectos legales de vuestro trabajo tanto como vuestra creatividad.