Destrozar el Patrimonio Histórico

Imagen de María Ferrera

Ayer nos encontrabamos con la siguiente noticia: Destrozan el mosáico de la doble cara en Écija, una pieza única en el mundo.

Dice la  Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español:

El Patrimonio Histórico Español es el principal testigo de la Contribución histórica de los españoles a la civilización universal y de su capacidad creativa contemporánea. La protección y el enriquecimiento de los bienes que lo integran constituyen obligaciones fundamentales que vinculan a todos los poderes públicos, según el mandato que a los mismos dirige el artículo 46 de la norma constitucional.

"El mosaico tenía en su centro un juego visual que representaba un anciano sileno o un joven del cortejo báquico según el punto desde el que se observara, un juego visual del que el de Écija era uno de los cuatro ejemplos mundiales, junto con otro mosaico similar en Luxemburgo y dos más en Italia.“El cuarto lo teníamos aquí, pero desgraciadamente lo hemos perdido”, lamenta el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, que asegura que la pérdida es definitiva, ya que las teselas arrancadas han sido pulverizadas en su mayoría, con lo que Écija pierde “una de las señas de identidad del mundo romano preservado durante siglos en la ciudad, perdida de forma definitiva por culpa de estos actos criminales”.

Pues bien, estos energúmenos de forma absolutamente gratuita, han decido destrozar lo que durante más de dos mil años había estado oculto bajo las calles de Écija. Falta de cultura, de educación, de valores, de respeto, de conciencia cívica...lo primero que se nos viene a la cabeza entre otras cosas cuando leemos la noticia, es qué consecuencías legales tendrá este delito.

El artículo 323 del Código Penal dice que será castigado con la pena de prisión de uno a tres años y multa de doce a veinticuatro meses el que cause daños en un archivo, registro, museo, biblioteca, centro docente, gabinete científico, institución análoga o bienes de valor histórico, artístico, científico, cultural o monumental, así como en yacimientos arqueológicos.

Junto a este precepto legal, hay que tener presentes otros para tener una visión global "los tipos agravados de hurto; robo con fuerza en las cosas; estafaapropiación indebida ; apropiación de una cosa perdida o de dueño desconocido; malversación de caudales públicos; así como los delitos urbanísticos. Y más específicas figuras de daños en cosa propiadaños en caso de conflicto armado, ydaños menos graves , y, finalmente el delito de contrabando". 

En cualquier caso, queremos sumarnos a las denuncias y repulsión por este atentado sin sentido a nuestra Historia.Y es que la destrucción de bienes culturales es un delito de trascendencia internacional.